arrow-leftarrow-rightarrow-square-rightarrowhead-downarrowhead-upcloseellipse emailhamburgerlogo-somphoneutg-door-solidutg-door

Frequently Asked Questions

Jump to a section:

Frequently Asked Questions for the Faithful

  • What is a Family of Parishes?

    Synod 16 called for a complete renewal of structures of our parishes to make them radically mission-oriented. Our goal is to make our parishes places where individuals and families can encounter Jesus anew, grow as disciples, and be equipped to be witnesses to the Risen Christ.

    The current health and economic crises have accelerated the process of renewing the way our parishes are organized and structured. It is clear we need a new model for continuing on mission.

    Over the next two years, all parishes of the Archdiocese of Detroit will join other parishes in new groupings called “Families of Parishes.” Families of Parishes are groups of parishes, generally three to six, sharing resources to advance the mission. This new model will allow the priests, deacons, and lay staff associated with each parish to better share their gifts and talents with the whole Family of Parishes.

    While the move to Families of Parishes has been deemed necessary and appropriate by Archbishop Vigneron, the specifics about how best to achieve this directive have not been decided. A proposal has been drafted based on an initial assessment of our own circumstances, combined with what has been learned from other dioceses who have made similar structural changes. A phase of discernment and planning will take place from Pentecost through Advent of 2020, involving members of the presbyterate and laity committed to developing structures that serve our needs and advance our mission.

    This is a significant change of the way our parishes are currently structured, but a necessary step in our missionary transformation. Just like the early Church and the missionary activity of the early apostles, the transition to this new structure will require docility to the Holy Spirit, a spirit of collaboration and innovation, and confidence in God who continues to lead us in our mission to unleash the Gospel in southeast Michigan.

  • When will the Families of Parishes be announced? What is the timing for Families to be formally put in place?

    The finalized list will be published in Advent of 2020. We anticipate a few changes to the groupings may be made after the list is published, as we begin the process and make any necessary adjustments.

    We anticipate that there will be two waves of Families of Parishes. The first wave will begin preparation in January of 2021 and will launch in July of 2021. The second wave will begin preparation in January of 2022 and will launch in July of 2022. These waves will be announced at Advent of 2020. This timeline was designed to effectively address our needs while allowing for over a year of collaborative discernment before our first Families of Parishes officially come together.

  • Why are we creating Families of Parishes?

    Before the pandemic, the local and universal Church were already facing significant challenges, including the shortage of priests to care for parish communities. The coronavirus pandemic and its associated health and economic crises accelerated these problems.

    We now have fewer resources to keep our mission active. Archbishop Vigneron, in consultation with clergy and lay advisors, has determined that now is the time to act.

    Our mission to unleash the Gospel hasn’t changed, but how we approach that mission must shift in response to our circumstances. We must move forward with greater collaboration and better stewardship of our resources.

    With this shift, we take inspiration from the early Church. From the beginning, Christ knew the mission he gave his disciples would be difficult and that they would face many challenges, so he sent them to preach the Gospel two-by-two (Mk 6:6-7 and Luke 10:1). Like us, the early disciples knew what was asked of them but not necessarily how to accomplish it or what the end result would be. St. Paul himself was shipwrecked three times (2 Cor 11:25) but wherever he ended, he remained committed to the same mission with which we are entrusted today. Because of St. Paul’s commitment and the commitment of the early apostles, the Gospel was heard across the world.

    Like the disciples, we have been asked to unite and go on mission together, enhancing each other’s strengths and working collaboratively to Unleash the Gospel around us. And while the impact of the pandemic may feel like a shipwreck – like St. Paul, this is not what we planned or wanted – we know that God wants us to continue his mission with the same zeal and dedication of the early apostles. He will be with us every step of the way.

  • Does this mean our mission to unleash the Gospel has changed?

    Not at all. Through Synod 16, we discerned that God was calling us to transform our archdiocese into a band of joyful missionary disciples, sent on mission to share the Good News of Jesus Christ in southeast Michigan. God continues to send us on this mission to bring Christ to this place and in this time. Those around us are still thirsting for the Gospel, the words of eternal life. The new model of Family of Parishes will allow us to better serve this mission.

    In fact, it is during times of crisis — when people are in need and face uncertainty — that they are more open to hearing the Good News. We must seize the opportunity to bring the message of the Gospel to all during these times.

  • What is the anticipated number of Families of Parishes?

    The exact number of Families will largely be determined through the discernment phase over the next few months. Based on what we’ve seen in other dioceses, and extrapolating to fit the size of our Archdiocese, we would expect 60-80 Families of Parishes.

  • Who will develop the models and structures for the Families of Parishes?

    While the move to Families of Parishes has been deemed necessary and appropriate by Archbishop Vigneron, the specifics about how best to achieve this directive have not been decided. A proposal has been drafted based on an initial assessment of our own circumstances, combined with what has been learned from other dioceses who have made similar structural changes. A phase of discernment and planning will take place from Pentecost through Advent of 2020.

    From June 2020 through December 2020, we will prayerfully discern the model and structures for the Families of Parishes in the Archdiocese. Three teams comprised of priests and laity will work to further develop the Family of Parishes model for the Archdiocese of Detroit: Governance and Leadership, Mission Direct, and Mission Support.

    The Governance and Leadership Team is charged with developing one model (or multiple models, if required) of governance for Families of Parishes. These models of governance will cover priests assigned to the Family of Parishes, parish pastoral councils, parish finance councils, leadership teams, and a parish finance officer. This team is also charged with providing suggestions for necessary revisions to the priest assignment process in support of revised roles and responsibilities for priests in Families of Parishes.

    The Mission Direct Team is charged with developing one model (or multiple models if required) of administration in Families of Parishes for the functions that directly minister to the faithful, including but not limited to Directors of Religious Education, Youth Ministers, Music Ministers, and new parish staff positions to advance the mission.

    The Mission Support Team is charged with developing one model (or multiple models if required) of administration in Families of Parishes for the functions that support parish ministry to the faithful, including but not limited to Human Resources, Information Technology, Parish Finances, and maintenance.

    From June to December, there will be monthly meetings with the presbyterate. These meetings will be an opportunity to hear updates from the three planning teams, discuss proposals and gather feedback. In addition, during these months the regional bishops and vicars of the Archdiocese will lead prayerful reflections on the preliminary groupings of Families of Parishes. This phase will culminate in proposals to be sent to the Archbishop for his review and approval.

  • What other dioceses have made similar changes to Families of Parishes?

    The Archdiocese of Detroit has consulted with and learned from a handful of dioceses that have previously addressed the way their parishes are structured in order to better align their resources and advance their mission. These dioceses vary from smaller communities to large archdioceses and have chosen models which range from familiar merging/clustering models to initiatives closer to the collaborative Families we are pursuing here. In particular, the parishes in Diocese of London, Ontario have united in Family groups that resemble what we envision for our archdiocese. The implementation of their plan has differed in order to fit the needs of their smaller, mainly rural communities. This is why it will be critical for the Archdiocese of Detroit to embrace an initial period of collaborative discernment so that we can develop this concept into a model that serves the best interests of everyone in our own communities.

  • Will all parishes be required to join a Family of Parishes?

    The intention is that all parishes will join a Family of Parishes. In other dioceses, some very large parishes are not part of Families. While that may also be possible in the Archdiocese of Detroit, the discernment and decision will be made by the vicars and Governance Team with attention given to the best interest of each community.

  • Who will lead each Family of Parishes? What will happen to the other pastor/administrators in each Family?

    From Pentecost to Advent, a team of priests and Curia leaders will advise Archbishop Vigneron on the new governance and leadership structure for all the Families of Parishes in the Archdiocese. This time of discernment will include studying models other dioceses have used. There will be consultation with these dioceses about what has worked and what hasn’t worked. The goal is to establish a new structure that allows for multiple priests to serve the Family of Parishes with their unique talents and experiences, creating a leadership and governance structure that maximizes all our resources for mission.

    We know that roles will change for many priests. Based on conversations with other dioceses that have adopted similar models, we are confident that the structures adopted for Families of Parishes will make the best use of our priests’ talents and charisms, allowing them to spend more time focusing on the very important work for which they were ordained: less focus on administration and more time ministering to the people of God.

  • How will parishes prepare for the transition to a Family of Parishes?

    Each wave will have a six-month preparation phase. Because we are a very large Archdiocese, we are planning two “waves” of transitions to Families of Parishes, one in 2021 and the other in 2022. The Preparation phase will involve training and dialogue for priests and laity focused on what is changing and how to restructure operations to support the necessary changes. During the preparation phase, each Family of Parishes will begin to discuss the practical ways in which the clergy, staff, and parishes will interact within the Family, as well as finalize the new leadership structure, including items such as leadership teams, key staff mission, and operations staff positions. Lastly, during this phase, each Family of Parishes will explore and establish any necessary changes to Mass schedules, confession schedules, etc. It will be up to each Parish Family to work together, with assistance from the Archdiocese, to make decisions in the best interest of the parishes in the Family.

    This process will be rooted in prayer, will be respectful of building and maintaining relationships, and will be marked by quick and honest responses to questions and concerns that are raised.

  • Does this mean my parish may close, merge, or cluster? Or that a worship site may close?

    A Family of Parishes is not the same as a cluster or merged parish. Rather, it is a group of individual parishes led by an intentionally-formed team to address and focus on mission. In our current model for merged or clustered parishes, one or two priests are responsible for multiple communities and sites. Experience in our diocese and other dioceses has shown that this model is quite hard on the priests and ultimately leaves the parishioners feeling as if they do not have the support that they want and need from clergy. The Families of Parishes structure, on the other hand, includes multiple priests and deacons, with the support of lay pastoral ministers and staff, serving a Family of Parishes under one leadership structure. This allows for greater collaboration and alignment to mission, better care of the faithful, and maximizing the use of our resources.

    As each Family discerns how to best align resources, they may decide to retain their separate identities and worship spaces. Others, after a careful and honest review of existing resources, may opt to close worship spaces or merge with partnering parishes. These decisions will be left to the discernment of that Family, with assistance from the Archdiocese of Detroit, guided by a complete focus on mission and the best interest of the entire community.

    Click here to learn more about how Families of Parishes differ from clusters

  • How will Families of Parishes affect poorer parishes? Will those less affluent parishes be asked to close?

    There is no pre-existing plan to force, encourage, or guide parishes with fewer resources to close.

    As each Family discerns how to best align resources, they may decide to retain their separate identities and worship spaces. Others, after a careful and honest review of existing resources, may opt to close worship spaces or merge with partnering parishes. These decisions will be left to the discernment of that Family, with assistance from the Archdiocese of Detroit, guided by a complete focus on mission and the best interest of the entire community.

  • How will Families of Parishes impact parish staff?

    These decisions will be left to the discernment of each Family of Parishes, with assistance, as needed, from the Curia. All decisions will be guided by a complete focus on mission and the best interest of the entire Family of Parishes.

    While it is possible that we may lose some staff members (e.g., if some parishes opt to share one bookkeeper instead of each maintaining their own), some Families will be able to add positions that better serve the mission going forward.

  • How will ministering in a Family of Parishes affect the lives of priests?

    Although the exact model(s) have not yet been determined, it will be the case that a number of priests will share the work of caring for a Family of Parishes. They will be able to leverage their charisms and strengths in the work that they do and will find themselves supported by a talented and trained lay staff and, in many cases, one or more deacons. Those priests serving as pastors of a Family of Parishes will be responsible for administration. All priests, regardless of their role within the Family of Parishes, will have more time to engage in the work of ministering to their parish community.

    As members of Families of Parishes, at-risk and aging priests will be able to continue in ministry in ways that protect their health while still making valuable contributions to the parishes. They will no longer shoulder the burden of choosing between retirement or handling all aspects of running their parish communities.

  • How will becoming a Family of Parishes affect the lives of parishioners?

    Parishioners will become part of a larger faith family, working together and leveraging resources in pursuit of our mission to unleash the Gospel. They will worship alongside and work with other members of their new Family. They will be ministered to by multiple priests serving the Family of Parishes, and, in many cases, access to the Sacraments may be increased.

  • How will the new structure of Families of Parishes affect our Catholic Schools?

    The Catholic Schools Council and the Department of Catholic Schools will be working in parallel to review the governance and structure of our Catholic Schools. While that process may be different, their goal remains the same as before the pandemic: to better align resources to form disciples for Christ and to ensure that every Catholic family is able to give their children an excellent Catholic education.

Preguntas Frecuentes Para Los Fieles

  • ¿Qué es una Familia de Parroquias?

    El Sínodo 16 propuso una renovación completa de las estructuras de nuestras parroquias para convertirlas de manera radical en parroquias orientadas a la misión. Nuestra misión es hacer de nuestras parroquias lugares en donde las personas individuales y las familias encuentren a Jesús de nuevo, crezcan como sus discípulos y obtengan lo necesario para ser testigos de Cristo Resucitado.
    La crisis de salud y económica actuales han acelerado el proceso de renovación de la forma en que nuestras parroquias están organizadas y estructuradas. Es evidente que necesitamos un modelo nuevo para continuar con la misión.
    En los siguientes dos años, todas las parroquias de la arquidiócesis de Detroit se unirán a otras parroquias en agrupaciones llamadas “Familias de Parroquias”. Estas Familias de Parroquias son grupos de parroquias, generalmente de tres a seis, que comparten recursos para avanzar en la misión. Este nuevo modelo permite a los sacerdotes, diáconos y personal laico asociado con cada parroquia compartir mejor sus dones y talentos con toda la Familia de Parroquias.
    Aunque el arzobispo Vigneron ha considerado necesaria y apropiada la transición a las Familias de Parroquias, los detalles de cómo se podrá lograr esta directriz no se han decidido todavía. Se ha desarrollado una propuesta provisional con base en la evaluación inicial de nuestras propias circunstancias aunada a lo que hemos aprendido de otras diócesis que han realizado cambios estructurales similares. Se llevará a cabo una fase de discernimiento y planeación a partir de Pentecostés hasta el Adviento de 2020 en donde se involucrarán miembros comprometidos del presbiterio y del laicado a desarrollar estructuras que cumplan con nuestras necesidades y avanzar en nuestra misión.
    Este es un cambio significativo de la manera en que nuestras parroquias están estructuradas en la actualidad, pero es un paso necesario para nuestra transformación misionera. Así como la Iglesia primitiva y la actividad misionera de los primeros apóstoles, la transición a esta nueva estructura requiere de docilidad al Espíritu Santo, de un espíritu de colaboración e innovación y de confianza en que Dios continúa guiándonos en nuestra misión para hacer llegar el Evangelio en el sureste de Michigan.

  • ¿Cuándo se anunciarán las Familias de Parroquias? ¿En qué momento las Familias quedarán establecidas formalmente?

    La lista final se publicará en Adviento de 2020. Al comenzar con el proceso y al hacer los ajustes necesarios, anticipamos que es posible que haya algunos cambios en las agrupaciones una vez que se publique la lista.
    Tenemos previsto que habrá dos olas de Familias de Parroquias. La primera ola comenzará a prepararse en enero del 2021 y se lanzará en julio de 2021. La segunda ola comenzará a prepararse en enero de 2022 y se lanzará en julio de 2022. Estas olas se anunciarán en Adviento de 2020. Esta línea de tiempo se diseñó para tomar en cuenta de manera efectiva nuestras necesidades al mismo tiempo que damos más de un año para el discernimiento en colaboración antes de que nuestras primeras Familias de Parroquias se unan de forma oficial.

  • ¿Por qué estamos creando Familias de Parroquias?

    Antes de la pandemia, la Iglesia local y universal ya enfrentaba retos significativos como la falta de sacerdotes al cuidado de las comunidades parroquiales. La pandemia del coronavirus y sus consecuentes crisis de salud y económicas aceleraron estos problemas.

    Ahora tenemos menos recursos para mantener activa nuestra misión. El arzobispo Vigneron en consulta con el clero y con consejeros laicos ha determinado que ahora es el momento de actuar.

    Nuestra misión de hacer llegar el Evangelio no ha cambiado, pero la estrategia para lograrla debe cambiar en respuesta a las circunstancias. Debemos proceder con mayor colaboración y mejor administración de nuestros recursos.
    Con este cambio, nos inspiramos en la Iglesia primitiva. Desde el inicio, Cristo supo que la misión que les encomendó a sus discípulos sería difícil y que se enfrentarían a muchos retos, así que los envío a predicar el Evangelio de dos en dos (Marcos 6:6-7 y Lucas 10:1). Como nosotros, los primeros discípulos entendían lo que se les estaba pidiendo, pero no sabían necesariamente cómo lograrlo o cuál sería el resultado. El mismo San Pablo naufragó tres veces (2 Corintios 11:25), pero donde sea que terminaba, permanecía comprometido con la misma misión que se nos confía hoy en día. Por el compromiso de San Pablo y el compromiso de los primeros apóstoles, todo el mundo escuchó el Evangelio.

    Como a los discípulos, se nos ha pedido que nos unamos, que vayamos en misión juntos, realzando nuestras fortalezas entre nosotros y trabajando de forma colaborativa para hacer llegar el Evangelio alrededor de nosotros. Aunque el impacto de la pandemia se puede llegar a sentir como un naufragio —como San Pablo, eso no es lo que planeamos o queríamos—, sabemos que Dios quiere que continuemos con su misión con el mismo fervor y dedicación de los primeros apóstoles. Él estará con nosotros en cada paso.

  • ¿Esto significa que la misión para hacer llegar el Evangelio ha cambiado?

    En lo absoluto. Por medio del Sínodo 16 discernimos que Dios nos estaba llamando a transformar nuestra arquidiócesis en una banda de alegres discípulos misioneros enviados a una misión para compartir la Buena Nueva de Jesucristo en el sureste de Michigan. Dios continúa enviándonos a esta misión para traer a Cristo a este lugar en este momento. Aquellos a nuestro alrededor todavía tienen sed del Evangelio, palabras de vida eterna. El nuevo modelo de Familia de Parroquias nos permitirá cumplir mejor con esta misión.

    De hecho, durante tiempos de crisis —cuando la gente tiene necesidad y se enfrenta a la incertidumbre— está más abierta a escuchar la Buena Nueva. Debemos aprovechar la oportunidad de hacer llegar el mensaje del Evangelio a todos durante estos tiempos.

  • ¿Cuál es el número previsto para las Familias de Parroquias?

    El número exacto de las Familias se determinará principalmente durante la fase de discernimiento en los próximos meses. Con base en lo que hemos visto en otras diócesis y extrapolando el tamaño de nuestra arquidiócesis, esperamos de unas 60 a 80 Familias de Parroquias.

  • ¿Quién desarrollará los modelos y estructuras para las Familias de Parroquias?

    Aunque el arzobispo Vigneron ha considerado necesaria y apropiada la transición a las Familias de Parroquias, los detalles de cómo se podrá lograr esta directriz no se han decidido todavía. Se ha desarrollado una propuesta provisional con base en la evaluación inicial de nuestras propias circunstancias aunada a lo que hemos aprendido de otras diócesis que han realizado cambios estructurales similares. Se llevará a cabo una fase de discernimiento y planeación a partir de Pentecostés hasta el Adviento de 2020.

    A partir de junio de 2020 a diciembre de 2020 discerniremos en oración el modelo y las estructuras de las Familias de Parroquias en la arquidiócesis. Tres equipos compuestos por sacerdotes y laicos trabajarán juntos para desarrollar más el modelo de las Familias de Parroquias en la arquidiócesis de Detroit: la administración y liderazgo, los servicios directos de la misión y el apoyo de la misión.

    El equipo de administración y liderazgo se encarga de desarrollar un modelo (o múltiples modelos si se requiere) de administración de las Familias de Parroquias. Estos modelos de administración tomarán en cuenta a los sacerdotes asignados a las Familias de Parroquias, a los consejos pastorales parroquiales, a los consejos financieros parroquiales, a los equipos de liderazgo y al oficial financiero parroquial. Este equipo también se encarga de dar sugerencias para las revisiones necesarias en el proceso de asignación de sacerdotes como apoyo a los roles actualizados y responsabilidades de los sacerdotes en las Familias de Parroquias.

    El equipo de servicios directos de la misión se encarga de desarrollar un modelo (o múltiples modelos si se requiere) de administración de las Familias de Parroquias para las funciones que tratan de forma directa con los fieles incluyendo, entre otros, a los directores de educación religiosa, a los ministerios juveniles, a los ministerios de música y a las nuevas posiciones de personal en la parroquia para avanzar en la misión.

    El equipo de apoyo a la misión se encarga de desarrollar un modelo (o múltiples modelos si se requiere) de administración de las Familias de Parroquias para las funciones que apoyan los ministerios parroquiales de los fieles incluyendo, entre otros, recursos humanos, tecnología informática, finanzas parroquiales y mantenimiento.

    De junio a diciembre se llevarán a cabo juntas mensuales con el presbiterio. Estas juntas serán una oportunidad para escuchar las novedades de los tres equipos de planeación, para discutir propuestas y obtener retroalimentación. Además, durante estos meses los obispos regionales y los vicarios de la arquidiócesis guiarán en oración reflexiones de las agrupaciones preliminares de las Familias de Parroquias. Esta fase culminará con las propuestas que se le enviarán al arzobispo para su revisión y aprobación.

  • ¿Qué otras diócesis han realizado cambios similares a las Familias de Parroquias?

    La arquidiócesis de Detroit ha consultado y aprendido de otras diócesis que han hecho cambios en la manera en que las parroquias están estructuradas para adaptar mejor sus recursos y avanzar en la misión. Estas diócesis, desde pequeñas comunidades a grandes arquidiócesis, han escogido modelos que van desde fusiones familiares o modelo de grupos a iniciativas más cercanas a las familias colaboradoras que nosotros estamos proponiendo aquí. De manera particular, las parroquias de la diócesis de London, Ontario se han unido en grupos de familias que se asemejan a lo que nosotros visualizamos para nuestra arquidiócesis. La implementación de su plan es diferente al nuestro, pues ellos deben tomar en cuenta las necesidades de sus comunidades más pequeñas, principalmente rurales. Esta es la razón por la que es esencial para la arquidiócesis de Detroit contar con un periodo inicial de discernimiento colaborador para que podamos desarrollar este concepto en un modelo que beneficie a todos en nuestras propias comunidades.

  • ¿Se requerirá que todas las parroquias pertenezcan a una Familia de Parroquias?

    La intención es que todas las parroquias pertenezcan a una Familia de Parroquias. En otras diócesis, algunas de las parroquias más grandes no son parte de las Familias. Aunque eso puede ser una posibilidad en la arquidiócesis de Detroit, el discernimiento y la decisión la tomarán los vicarios y el equipo administrativo tomando en cuenta el mayor beneficio para cada comunidad.

  • ¿Quién será el líder de cada Familia de Parroquias? ¿Qué sucederá con los demás sacerdotes y administradores en cada Familia?

    A partir de Pentecostés hasta el Adviento, un equipo de sacerdotes y líderes de la Curia asesorarán al arzobispo Vigneron sobre la estructura de la nueva administración y liderazgo de las Familias de Parroquias en la arquidiócesis. Este periodo de discernimiento incluirá el estudio de los modelos que otras diócesis han usado. Se consultarán a otras diócesis para conocer lo que ha funcionado y lo que no. La meta es establecer una estructura nueva que permita a varios sacerdotes servir a la Familia de Parroquias con sus talentos únicos y con sus experiencias para así crear una estructura de liderazgo y administración que optimice todos nuestros recursos para la misión.

    Sabemos que los roles van a cambiar para muchos sacerdotes. Con base en conversaciones con otras diócesis que han adoptado modelos similares, tenemos confianza en que las estructuras que se establecerán para las Familias de Parroquias aprovecharán lo mejor posible los talentos y carismas de nuestros sacerdotes y les permitirá tener más tiempo para enfocarse en el trabajo tan importante que fue el motivo de su ordenación: menos enfoque en la administración y más tiempo ejerciendo su ministerio con el pueblo de Dios.

  • ¿Cómo se prepararán las parroquias para la transición a las Familias de Parroquias?

    Cada ola contará con una fase de preparación de seis meses. Debido a que somos una arquidiócesis muy grande, estamos planeando dos “olas” de transición a las Familias de Parroquias, una en 2021 y la otra en 2022. La fase de preparación incluirá entrenamiento y diálogo con los sacerdotes y laicos con enfoque en los cambios y en cómo reestructurar las operaciones para apoyar los cambios necesarios. Durante la fase de preparación, cada Familia de Parroquias comenzará a discutir las maneras prácticas en las que el clero, el personal y las parroquias interactuarán dentro de cada Familia, así como también finalizará la nueva estructura de liderazgo, es decir, los equipos de liderazgo, el personal clave para la misión y las operaciones y posiciones del personal. Por último, durante esta fase cada Familia de Parroquias explorará y establecerá cualquier cambio necesario a los horarios de misas, confesiones, etc. A cada Familia de Parroquias le corresponde trabajar juntos, con la asistencia de la arquidiócesis, para tomar decisiones que beneficien a las parroquias de la Familia.

    Este proceso estará basado en la oración, se llevará a cabo con respeto para construir y mantener relaciones y se caracterizará por responder de manera oportuna y honesta las preguntas y preocupaciones que surjan.

  • ¿Esto significa que mi parroquia puede cerrar, fusionarse o agruparse? ¿O que algún lugar de culto puede cerrar?

    Una Familia de Parroquias no es lo mismo que un grupo o una fusión de parroquias, sino que es un grupo de parroquias individuales guiadas por un equipo que se ha formado de forma intencional para abordar y enfocarse en la misión. En nuestro modelo actual de parroquias fusionadas o agrupadas, uno o dos sacerdotes son los responsables de varias comunidades y lugares. La experiencia en nuestras diócesis y en otras diócesis muestra que este modelo es bastante duro para los sacerdotes y al final, deja a los fieles sintiendo que no tienen el apoyo que quieren y necesitan del clero. La estructura de las Familias de Parroquias, por otro lado, incluye a varios sacerdotes y diáconos y cuentan con el apoyo de los ministerios pastorales laicos y del personal para servir a una Familia de Parroquias bajo una estructura de liderazgo. Esto permite mayor colaboración y alineación con la misión, mejor atención a los fieles y optimización del uso de nuestros recursos.

    A medida en que cada Familia discierne cómo ajustar sus recursos de la mejor manera, es posible que decidan mantener sus identidades separadas y espacios de culto. Otras, después de una revisión cuidadosa y honesta de sus recursos existentes, pueden optar por cerrar sus lugares de culto o fusionarse con parroquias colaboradoras. Estas decisiones se dejarán al discernimiento de cada Familia, con la asistencia de la arquidiócesis, y se enfocarán totalmente en la misión y en el beneficio de toda la comunidad.

  • ¿De qué manera afectarán las Familias de Parroquias a las parroquias más pobres? ¿Se les pedirá a las parroquias menos favorecidas que cierren?

    No existe un plan preexistente para forzar, animar o guiar a las parroquias con menos recursos a que cierren.

    A medida en que cada Familia discierne cómo alinear sus recursos de la mejor manera, es posible que decidan mantener sus identidades separadas y espacios de culto. Otras, después de una revisión cuidadosa y honesta de sus recursos existentes, pueden optar por cerrar sus lugares de culto o fusionarse con parroquias colaboradoras. Estas decisiones se dejarán al discernimiento de cada Familia, con la asistencia de la arquidiócesis, y se enfocarán totalmente en la misión y en el beneficio de toda la comunidad.

  • ¿Cuál será el impacto de las Familias de Parroquias para el personal de la parroquia?

    Estas decisiones son parte del discernimiento de cada Familia de Parroquias, con la asistencia, si es necesaria, de la Curia. Todas las decisiones serán guiadas por el enfoque total en la misión y el beneficio de toda las Familia de Parroquias.

    Aunque es posible que perdamos a algunos miembros del personal (por ejemplo, si algunas parroquias optan por compartir a un solo contador en lugar de mantener el suyo), algunas Familias podrán añadir posiciones para servir mejor al avance de la misión.

  • ¿Cómo va a afectar la vida de los sacerdotes el ejercicio de su ministerio en la Familia de Parroquias?

    Aunque el modelo exacto no se ha determinado todavía, es posible que algunos sacerdotes vayan a compartir el trabajo del cuidado de una Familia de Parroquias. Ellos podrán aprovechar sus carismas y fortalezas en el trabajo que realizan y sentirse apoyados por el personal laico talentoso y entrenado, y en muchos casos, por uno o más diáconos. Estos sacerdotes que sirven como tales en una Familia de Parroquias serán responsables de la administración. Todos los sacerdotes, independientemente de su rol dentro de la Familia de Parroquias tendrán más tiempo para involucrarse y ejercer su ministerio en la comunidad parroquial.

    Como miembros de las Familias de Parroquias, los sacerdotes en riesgo o de avanzada edad podrán continuar con su ministerio de forma en que protejan su salud al mismo tiempo que continúan aportando contribuciones valiosas a las parroquias. Ellos ya no cargarán en sus hombros el peso de escoger entre su retiro y el manejo de todos los aspectos que implica la operación de sus comunidades parroquiales.

  • ¿De qué manera convertirse en una Familia de Parroquias afectará la vida de los fieles?

    Los fieles se convertirán en parte de una familia de fe más grande, trabajando juntos y aprovechando recursos para lograr nuestra misión de hacer llegar el Evangelio. Celebrarán juntos y trabajarán con otros miembros de su nueva Familia. Los atenderán múltiples sacerdotes que sirven a la Familia de Parroquias y en muchos casos, el acceso a los sacramentos podrá incrementar.

  • ¿De qué manera la estructura de las Familias de Parroquias afectará a nuestras escuelas católicas?

    El Consejo de Escuelas Católicas y el Departamento de Escuelas Católicas van a trabajar en paralelo para revisar la administración y estructura de nuestras escuelas católicas. Aunque el proceso es diferente, la meta es la misma que antes de la pandemia: ajustar mejor los recursos para formar discípulos de Cristo y así asegurar que cada familia católica puede darles a sus hijos una excelente educación católica.